Descúbrenos en redes:

El don del entendimiento… en Regalos para el Espíritu en un mundo sin prisas

Mentxu Martín-Aragón

EL ESPÍRITU EMERGE EN LA VIDA, EN LO REAL. El Espíritu clama en nosotros con gemidos inefables (Rom8). Sabe pedir lo que necesitamos desde nuestro fondo más auténtico. Escuchar al Espíritu, que nos susurra en nuestro «yo profundo», supone entrar en contacto con nuestro mundo emocional y escuchar nuestras necesidades de amor y valoración.

Vivir habitados por el Espíritu es un don que se nos regala y al tiempo es una tarea que requiere responsabilizarse de uno/a mismo/a, ser consciente de mis límites y mi necesidad de sanación. Preparamos el terreno al Espíritu que se nos comunica en la vida al escucharnos a nosotros mismos, a los demás y su Palabra. Y esto pasa por integrar en nosotros estas dos polaridades: la de ser amados y ser válidos.

Jesús dijo: «He venido para que tengáis vida, y vida en abundancia»

(In 10, 10). Recuperarnos para la vida y una vida abundante pasa por el cuidado de nuestras necesidades básicas de amor y validez…

Abrir chat
1
¡Hola!
¿En qué podemos ayudarte?